Características de las reacciones

Cuando vacunamos a un niño, como respuesta, su cuerpo refleja temperatura o fiebre y malestar general por la tarde o noche. Su organismo reacciona de esta forma ya que el sistema inmunológico es como si preguntara “¿Qué han introducido al cuerpo? ¿Qué es esto?” Por lo que da la “voz” de alarma por todo el organismo en la forma ya mencionada.

Algo similar sucede al aplicar los primeros aguijones de abeja. Las células de defensa están en estado de alerta, por si, en el proceso de reconocimiento, se llegasen a dar cuenta que la sustancia es nociva para la salud. No obstante, la realidad es totalmente diferente. Las células de defensa la identifican como sustancia terapéutica y benéfica, por lo que la reacción empieza a disminuir notablemente al poco tiempo. Es por eso, que en la posterior terapia, disminuye la posibilidad de que el mecanismo de asimilación se repita. He aquí que radica la importancia de que no pasen muchos días desde la primera aplicación, para dar una segunda, una tercera y más consultas, ya que de esta forma, el organismo se adapta al tratamiento de apiterapia rápidamente. Las reacciones que pudieran ocurrir son:

Temperatura hasta fiebre

Disnea o cansancio

Nauseas y/o vómito

Diarrea

Comezón local o general

Las cuales consideramos comunes en las primeras consultas (Posibilidad de aparecer de la primera a la quinta). Esto no significa que durante todo el tratamiento se van a presentar. También aclaro que no todas las reacciones se van a dar en un paciente.

Si se presentase temperatura o fiebre, aplicar compresas de agua fría en la frente y vientre basta para bajar dicha reacción.

Si hubiera nauseas, vómito o diarrea, un simple té de manzanilla es suficiente.

En caso de comezón local, aplicar alcohol; si es general, darse un baño con agua fresca.

También ayuda mucho el tomar gotas o cápsulas de propóleo en cualquiera de las reacciones, así como también tomar cucharadas de miel pura de abeja.

Una vez que el cuerpo humano asimila la sustancia y se adapta al tratamiento (comúnmente después de la quinta consulta) difícilmente podrían presentarse dichas reacciones. LO “PEOR” QUE PUEDE OCURRIR DE AQUÍ EN ADELANTE, ES QUE SE MEJORE Y SE CURE.

© Copyright 1990-2017 Sociedad Mexicana de Apiterapia A.C. - Todos los derechos reservados

  • Facebook Social Icon
CURAR AVECES, ALIVIAR A MENUDO, CONSOLAR SIEMPRE