© Copyright 1990-2017 Sociedad Mexicana de Apiterapia A.C. - Todos los derechos reservados

  • Facebook Social Icon
CURAR AVECES, ALIVIAR A MENUDO, CONSOLAR SIEMPRE

Beneficios de la Apiterapia

La apiterapia no solo es curativa, sino también preventiva. Es decir que podemos someternos al tratamiento de las abejas estando sanos o aparentemente sanos desde nuestra propia perspectiva.

Los invitamos a que reflexionen, analicen y revisen los antecedentes de enfermedades que hayan aquejado a sus progenitores, por lo menos dos o tres generaciones anteriores. Esto, con el propósito de evaluar los riesgos que por herencia podrían repercutir en su salud.

¿Por qué es importante? Con la atención de apiterapeutas especializados, estos trastornos hereditarios pueden prevenirse en su totalidad, independientemente de los factores de riesgo: hereditario, ambiental y nutricional.

Por ejemplo: La Diabetes mellitus.
El primer sistema beneficiado con nuestro tratamiento es el sistema inmunológico y no es el único que se fortalece. Quiero aclarar que todos los sistemas reciben el impulso y la potencia que requieren como mantenimiento, de tal manera que con el paso del tiempo, los sistemas de nuestro cuerpo no se debilitan.

Uno de estos sistemas importantes es el endócrino. Sus principales órganos son el hígado y páncreas. Cuando alguno de estos órganos pierde funciones, se presentan enfermedades crónicas. En el caso del segundo órgano, la patología más común es la diabetes.

Así que, sin importar los factores que predisponen el desarrollo de esta enfermedad, como son los hereditarios (que nuestros padres o abuelos hayan tenido tal padecimiento), el potencial terapéutico del aguijón de abeja, conserva el 100% de su fortaleza funcional y le da un constante mantenimiento, lo que evita el desarrollo de enfermedades desde las crónico-degenerativas, -como la antes mencionada- hasta el cáncer.

USTED PUEDE CURARSE y mejorar su calidad de vida gracias al potencial curativo de los componentes que la abeja segrega y los productos que da. TRASTORNOS DEL APARATO CARDIOVASCULAR: Hipertensión e Hipotensión Arterial, Insuficiencia cardiaca, miocardiopatías, arritmias cardiacas, valvulopatías, endocarditis infecciosas, enfermedades del pericardio, tumores, de las arterias periféricas, de las venas, aneurismas, aterosclerosis, fragilidad Vascular y Capilar, Trombosis, Varices, etc.

TRASTORNOS DEL APARATO RESPIRATORIO: Bronquitis, neumonía, absceso pulmonar, obstrucción pulmonar, enfermedades ocupacionales, infiltrativas, alergias, fibrosis quística, insuficiencia respiratoria, enfisema pulmonar, adenoides, anginas, amigdalitis, sinusitis, otitis, tuberculosis, asma, etc.

TRASTORNOS DEL APARATO OSTEOMIOARTICULAR: Artritis, Artrosis, Osteoporosis, Fiebre Reumática, Distrofia muscular, Reumas, Contracturas, Gota, Dolores Musculares, etc.

TRASTORNOS DEL SISTEMA NERVIOSO: Migraña, Mareo, Insomnio, Delirio, Estrés, Parkinson, Epilepsia, Esclerosis Múltiple, Trastornos de la Memoria, Tumores, Hidrocefalias, Infarto Cerebrales, Derrames, Enfermedades Cerebrales, Trastornos de la Columna, Ciática, Hernias Discales.

TRASTORNOS DEL SISTEMA DIGESTIVO: Halitosis, Glositis, Candidiasis Bucal, Estreñimiento, Colitis, Diarrea Crónica, Gastritis, Ulceras Gástricas, Infecciones Intestinales, Acides Estomacal, Divertículitis, Trastornos de Vesícula Biliar e Hígado, Cirrosis, Hígado Graso, hepatitis, Pancreatitis.

TRASTORNOS DEL SISTEMA GENITOURINARIO: Prostatitis, Impotencia Sexual, Trastornos Menstruales, Hemorragias vaginales, Endometriosis, Fibromas, Enfermedades Infecciosas e Inflamatorias Vaginales, Trastornos Mamarios, Embarazo de alto riesgo, Aborto, Cáncer, Infección de Vejiga, Cálculos Renales, Cistitis, Infertilidad Femenina y Masculina, Vaginitis, etc.

TRASTORNOS DEL SISTEMA ENDÓCRINO: Diabéticos, Hipotiroidismo e Hipertiroidismo, Trastornos de la Hipófisis, Trastornos de la glándula suprarrenal, Hipoglucemia, Hígado Graso, Cirrosis, Hepatitis.

Cabe mencionar que las patologías enlistadas, NO son las únicas que tienen cura a través de este tratamiento natural. Solo se han escrito algunas con el fin de dar un panorama del potencial terapéutico de la abeja, ya que cura además, otras afecciones como las Dermatológicas, Oculares y Respiratorias. Incluso, existen enfermedades que doctos de la materia y/o especialistas, no han sabido diagnosticar o darle un nombre y sin embargo, en apiterapia han sido tratadas con éxito, logrando recuperar la salud de quien se veía quebrantada.